Kabu y Manu

    Sí, se casaban, y querían hacerlo con una invitación muy especial, divertida, pero que no dejase de ser sencilla. El papel estaba pintado con un barniz que le daba una textura diferente, Correos nos personalizó los sellos con la ilustración del ayuntamiento en el que se casaban (que sólo los más observadores descubrieron), y lo mejor de todo, ¡Manu se hizo unos gemelos con los dibujos de los novios!